Increíbles ideas para una primera cita

Ideas para citas

La primera cita suscita más dudas que cualquiera de las siguientes. Todavía no os conocéis y crees que un paso en falso puede echar todo a perder. Y no te equivocas. El arte de ligar es todo un mundo y la primera cita es donde todo se empieza a materializar. Tendrás que apuntar las mejores ideas de citas y llevarlas a la práctica. Sin embargo, aunque nosotros te demos una buena idea, nada es infalible. En el amor y en la guerra todo se vale, pero no todo está escrito. Si una buena idea que le funcionó a alguien fuese infalible, nadie perdería guerras. Pero, ¡en el amor ganaréis ambos!

Sin embargo, crear una cita ideal requiere un poco de esfuerzo por tu parte y, al mismo tiempo, dejarte llevar. Hay típicas citas que parecen infalibles, pero tú siempre debes llevarla a tu terreno. Debes tener en cuenta qué te gusta hacer a ti, qué le gusta a la persona con la que vas a compartir el tiempo, cuál es vuestro presupuesto, cuánto tiempo tenéis… El hecho de que todos estos detalles estén en equilibrio y se adapten a vosotros lo máximo posible queda en tus manos. Nosotros solo te daremos unas ideas. Tú serás quién tenga que decidir qué hacer y poner todo de tu parte para que la cita fluya y sea un momento inolvidable.

A dónde ir en la primera cita

El primer paso es conseguir una cita. Bien. Ya sabes que quiere quedar contigo, pero, ¿qué hacéis? La apuesta segura siempre ha sido ir a tomar algo o, incluso, una cita para cenar. Todo el mundo bebe, todo el mundo come. Y a todos nos gusta. Es el comodín para cualquier ocasión y cualquier tipo de persona. Sin embargo, aunque parezca muy fácil, para acertar completamente tendrás que indagar sobre lo que más le gusta a la persona a la que estás invitando a salir: no todo el mundo está preparado para un té a las cinco de la tarde en la tetería más bonita de la ciudad, ni a todos les gusta una cerveza a las diez de la noche en un local con música en directo. Por eso es importante que sepas decidir escuchando a la persona a la que estás invitando. O puedes arriesgarte a llevarla por sorpresa a lo que creas que se adapta mejor a ella. ¡O llévala a tu sitio favorito, aunque no sepas si le va a gustar! Si le gusta, sabes que vais por buen camino. Si todo esto te suena a chino y eres un poco más simple, invita a esa persona a un bar de lo más normal a tomar un café a media tarde para hablar y empezar a conoceros. Esa opción no falla.

La única opción que sería de entre las malas ideas la peor, sería llevar a esa persona a casa de tus padres. Siempre que te saltes presentar a tu familia en la primera cita, todo irá bien.

Qué hacer en una cita

Arriba hablamos del plan más socorrido para sobrevivir a una primera cita, pero que sea lo más común o lo que no falla, no quiere decir que sea lo mejor. Por eso hay muchísimos otros planes para una primera cita que podrán hacer que esta sea un gran recuerdo en vuestra mente.

Las otras actividades más populares son: quedar para dar un paseo o ir al cine. Pero, a pesar de poder ser muy especiales, no son las más y no son el único tipo de cita que pueda ser la primera. Hay diferentes tipos y la lista es tan larga como las opciones que hay en el mundo. En una primera cita cabe absolutamente cualquier cosa, todo depende de lo que vosotros queráis o estéis dispuestos a hacer. Nosotros te dejamos alguna de las mejores ideas, pero tú debes llevarlas a tu campo y a lo que vosotros disfrutéis.

Una buena opción para los amantes de los vinos es, al mismo tiempo que después os podéis beber unos, visitar una bodega y hacer una cata. Es una manera mucho más especial de abordar una copa de vino y hacer del momento una gran experiencia.

Si a ambos os gusta el deporte, una genial idea sería quedar para practicar uno que a los dos os guste. ¡O uno que nunca hayáis probado ninguno! Jugar un partido de tenis o pádel, hacer surf o dar una vuelta en bicicleta son grandes planes si sois amantes de movimiento. Conseguirá que conectéis un montón.

Además, si preferís tener citas con otra gente, el senderismo será una opción maravillosa. También os podréis pegar las risas yendo todos juntos a la bolera, jugando al láser tag o resolviendo lo que se os ponga delante en una sala de escapismo. ¡Será divertidísimo!

Si tenéis una gran preocupación por dejar el mundo mejor de lo que lo encontrasteis y esto es algo recurrente en vuestras conversaciones, la primera cita será un momento ideal para empezar a hacerlo juntos. ¡Quedad para limpiar una playa, ir a una manifestación o echar una mano en dónde más se necesite!

Planes para una primera cita

Si quieres llevar estos planes a ideas para citas románticas y mucho más íntimas será ideal hacer planes divertidos en pareja en casa. ¡Sin necesidad de subir el tono todavía si no queréis! Podéis quedar en casa para cocinar algo juntos y después disfrutar comiéndolo. El dueño de la casa en la que tengáis la cita, tendrá mucho que enseñar de lo que es. Nuestra casa siempre es una extensión de nosotros mismos. ¡Esta es la mejor oportunidad para conocer a esta persona mucho más! Si hay algún instrumento en casa, ¡anímalo para que lo toque! Si hay algún libro o figura que te llame la atención, háblale sobre eso. No hay mejores ideas para citas románticas que darle un espacio cómodo a la persona a la que estás conociendo para que hable de lo que le llena, de lo que lo emociona, de lo que le hace vibrar.

Un plan para una cita ideal y extremadamente bonito y romántico para completar el día es ir a ver el atardecer. Ahí dejamos que la magia de la naturaleza se alinee con la suerte de poder estar teniendo esta cita con esta persona en concreto. Si eres capaz de disfrutar de la puesta del sol y del silencio con esa persona, probablemente deberías tener una segunda cita. Y muchas más.

Cita romántica

Los expertos de BeNaughty están seguros de que la idea de “romanticismo” varía según quien lo viva. No hay dos citas iguales, por eso no tenemos el truco para que la tuya sea un éxito. Podemos darte muchas ideas para citas objetivamente románticas originales, pero eso no va a asegurar que os vaya a gustar. Sin embargo, sí tenemos el mejor consejo: sé tú mismo y disfruta muchísimo de la cita. No crees las expectativas completamente en torno a la otra persona. Al fin y al cabo, tú eres el 50% de esa cita. Si tú no la disfrutas, no valdrá la pena. La primera cita y todas las que siguen deben ser un resultado de lo que vosotros dos estáis viviendo. ¡Disfrutad del proceso!